Infraestructura quiere garantizar la continuidad del proyecto Pierre Auger en Malargüe

El Observatorio estudia los rayos cósmicos. Se invertirá en obras viales y en otras de vital importancia para que siga en marcha el proyecto que el año que viene evaluará su continuidad en el departamento.

Departamentales 22 de noviembre de 2022 Mendoza Hoy Mendoza Hoy
Pierre Auger
El Observatorio Pierre Auger funciona en Malargüe debido a que sus características favorece el estudio de rayos cósmicos. Foto: Auger.org.ar

La ciencia es el pilar fundamental del desarrollo humano, porque genera nuevos conocimientos, abre paso a la innovación tecnológica y mejora sustancialmente nuestra calidad de vida.

Por eso, en su visita por Malargüe, el ministro Mario Isgro se reunió con autoridades del Observatorio Internacional Pierre Auger para seguir gestionando obras que permitan continuar con el desarrollo científico en ese departamento. El año que viene se evaluarán los resultados para determinar si continuará desarrollándose o no en Malargüe.

Para garantizar esa continuidad es necesario el aval de organismos internacionales y sobre todo invertir en mejoras viales y en otras obras de infraestructura de vital importancia.

1
La visita de Mario Isgró tuvo por objetivo concretar obras que garanticen la continuidad del proyecto en el Sur provincial. Foto: Gentileza.

Queremos transmitir certezas respecto a dos obras que ellos necesitan en su funcionamiento y sobre todo para decidir en estos meses su continuidad. Espero que la evaluación sea auspiciosa para que se queden en Malargüe varias décadas más siguiendo con este proyecto de investigación de rayos cósmicos. Estamos trabajando con la Nación para mejorar el estado de las rutas 188, 186 y la 40. Esta última con presupuesto nacional para el próximo año”, explicó el ministro Isgro.

Por su parte, el reconocido científico Ingo Allekotte explicó que además tienen la necesidad de que se extienda la línea de media tensión hacia el este desde el Observatorio.

“Afortunadamente, las conversaciones que tuvimos con el ministro Isgro son satisfactorias y todo está encaminado para concretar estas obras, lo cual es una excelente noticia”, agregó Allekotte.

Además, explicó que hay rutas que utilizan habitualmente para operar los detectores, por eso es fundamental tener una infraestructura acorde a la envergadura del proyecto.

Actualmente, se están instalando nuevos detectores en el Observatorio y el personal técnico se está especializando.

Queremos seguir aprendiendo sobre cómo funcionan los sistemas de detección de rayos cósmicos. Este proyecto científico le dio mucha visibilidad a Malargüe en el plano internacional y generó una sinergia con la ciudad y los habitantes. Estamos esperanzados en seguir operando el Observatorio durante una década más”, concluyó.

El estudio de los rayos cósmicos

La tarea del Observatorio Pierre Auger es sumamente importante porque estudia los rayos cósmicos, es decir, mide las lluvias de partículas que se producen cada vez que un rayo cósmico choca contra las moléculas de la atmósfera superior. Así se determina la energía, dirección de llegada y la naturaleza de los rayos cósmicos más energéticos.

“Nosotros observamos partículas subatómicas muy pequeñas pero que vienen con muy altas energías que no se pueden alcanzar en aceleradores terrestres o aceleradores fabricados por el hombre. Entender esos rayos cósmicos nos ayuda a comprender cómo funciona el universo a su escala más fundamental”, explicó Beatriz García, autoridad del Pierre Auger.

Rayos cósmicos
El Observatorio mide las lluvias de partículas que se producen cada vez que un rayo cósmico choca contra las moléculas de la atmósfera superior. Foto: Auger.org.ar

Los rayos cósmicos bombardean constantemente la Tierra desde todas direcciones. La mayoría de estas partículas son protones o núcleos de átomos. Algunas de ellas son más energéticas que cualquier otra partícula observada en la naturaleza.

Además viajan a una velocidad cercana a la de la luz y tienen cientos de millones de veces más energía que las partículas producidas en el acelerador más potente construido por el ser humano.

En este proyecto científico hay colaboradores de importantes países, como Brasil, Alemania, Italia, Francia y República Checa que aportan su conocimiento.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email